Alubia blanca con patitas de cerdo, panceta, morcilla y chorizo

Alubia blanca con patitas de cerdo, panceta, morcilla y chorizo

Es un plato muy apreciado durante los fríos días de invierno, sobre todo en aquellas zonas donde el termómetro baja lo suyo.

La receta que aquí te presento es una mezcla entre las alubias con patitas de cerdo y las famosas fabes asturianas. Me explico. Como puedes apreciar en los ingredientes, además de los ingredientes básicos, he puesto también un envase que lleva chorizo, panceta y morcilla, ya preparado para su uso.

Empecemos con la receta

Ingredientes para 6 personas:

  • 1/2 kilo de alubia blanca seca
  • 2 patitas de cerdo partidas en 4 partes cada una
  • 1 cabeza de ajos
  • 2 hojitas de laurel
  • 1 pack de chorizo, panceta y morcilla, como el de la imagen (*)
  • aceite y sal

(*) Se conoce con el nombre asturiano de compango

Preparativos: La noche anterior pon a remojo las alubias en una olla con abundante agua fría

                               Paso 1                                     Paso 2                                         Paso 3

1.- Pon en el fuego la olla con las alubias. A medida que vaya cogiendo temperatura el agua, se irá formando como una capa de espuma en la superficie. Con una espumadera ve quitandola.
2.- IMORTANTÍSIMO Cuando empiece a hervir, échale un par de vasos de agua fría para romper el hervor, es lo que se conoce como “asustarlas”. Con ello conseguimos que la alubia se apriete y no se deshaga al cocer
3.- Cuando vuelva e hervir, echa las manitas de cerdo, la cabeza de ajos y el laurel. Tapa la olla y que hierva durante 90 minutos más o menos. Pasado ese tiempo, echa el resto de productos, el chorizo, la panceta cortada en taquitos y la morcilla.

                        Paso 4                                         Paso 5                                                 Paso 6

4.- Otro paso a tener muy presente, cuando tengas que removerlas, hazlo como lo hago en la foto, cogiendo la olla por las asas y con movimientos circulares lentos pero enérgicos. Así lograrás que se vaya creando ese caldito espeso
5.- Ahora le echas el aceite y un par de cucharadas pequeñas de sal. Vuelve a removerlo y deja en el fuego de nuevo.
6.- El tiempo de cocción depende de varios factores, como la calidad de la alubia, la dureza del agua, etc. Ve probando de vez en cuando para ver como van y de paso pues ver si hace falta un poco más de sal.


Y aquí tienes el resultado final Todo un monumento al colesterol, ¿a que sí? .

¡¡¡ DISFRUTALO !!!

¡¡¡ BUEN PROVECHO !!!

2 comentarios

    1. Hola Lorenzo
      Ante todo muchas gracias por el comentario que hiciste sobre la receta de alubia blanca Si te animas a prepararla, recuerda que solo tiene 2 “trucos” Asustarlas con agua fria cuando empiece el primer hervor y moverlas haciendo un movimiento rotatorio con las asas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *